» Inicio » Guías » Compra » Cómo evaluar un cachorro bulldog inglés antes de comprar

Última actualización:

Cómo Evaluar un Cachorro Bulldog Inglés antes de Comprar

Autor:

La edad mínima ideal para comprar un cachorro es a los dos meses y medio, debido a que antes de esas edad la inmunidad del cachorro es muy precaria y el índice de mortalidad es alto. Todavía mejor si el cachorro se adquiere entre los 3 y 4 meses de edad ya que en ese momento ya se pueden observar con mas facilidad sus defectos y también porque, no obstante al avance que han tenido las vacunas, su ventana de inmunidad no es absoluta antes de los 4 meses de edad.

Evaluación Física de Cachorros Bulldog Inglés

Debido a que la raza bulldog inglés es propensa a muchas enfermedades, los tips que se enlistan a continuación, mas que buscar un objetivo centrado en la belleza tienen la finalidad de destacar la conformación que propicia un mal estado de salud del cachorro. Son puntos esenciales para que su observación disminuya la incidencia de enfermedades en estado adulto.

  • Los cachorros bulldog inglés, hembra o macho, según el estándar racial deben tener la piel suelta y ligeramente arrugada. Esto significa que las arrugas de la cabeza y cuerpo no deben ser excesivas ni pesadas (muy gruesas), deben ser ligeramente dibujadas. Los cachorros muy arrugados son muy llamativos pero no se debe caer en la trampa sentimental. Seleccionar un cachorro con arrugas excesivas y pesadas en su cabeza y cuerpo, además de que no cumplirá con el estándar racial, puede presentar en un futuro cercano enfermedades oculares y dermatológicas.
  • El tórax del cachorro debe ser ligeramente "abarrilado", término utilizado en el argot canino que significa que debe tener costillas con costados redondeados (conforme lo indica el estándar racial), sin caer en el exceso. No seleccionar cachorros que luzcan entubados o con costillas planas y tampoco cachorros que luzcan excesivamente abarrilados y pierdan la simetría general.
  • La nariz debe ser de color negro, sin despigmentación. Los orificios de la nariz deben ser suficientemente grandes como para permitir una respiración tranquila, sin agitación, mientras el cachorro se encuentre en reposo. Aunque el bulldog es un perro que sufre de insuficiencia respiratoria, los cachorros de esta raza no la presentan hasta pasado el año de edad. Antes del año de vida la respiración debe ser normal , si es agitada sin motivo alguno o ruidosa puede ser causa de alguna enfermedad y por muy bonito que sea el cachorro habrá que descartarlo. No seleccionar un cachorro con orificios nasales estrechos, con problemas respiratorios evidentes o con nariz despigmentada, color hígado, roja o café.
  • Los ojos deben ser de color oscuro y deben verse limpios, brillantes y sin enrojecimiento . Los párpados deben cerrar sin enrollarse, ya que si esto ocurre puede ser signo de enfermedad (entropión). En los cachorros de esta raza ocurre con mucha frecuencia el famoso "cherry eye" (prolapso de la glándula nictitante) que es una bola enrojecida que sobresale en el ángulo interno del ojo. La mayoría de criadores, erróneamente, la cortan en lugar de reubicarla con cirugía. Cuando es cortada se elimina un alto porcentaje de la función de humectar el ojo y con ello la propensión a padecer queratoconjuntivitis seca. No seleccionar cachorros con "cherry eye", enrojecimiento o problemas evidentes en los ojos.
  • Las orejas deben ser pequeñas y no pesadas (gruesas), situadas en el borde superior del cráneo (parte trasera de la cabeza), lo más alejadas posible entre ellas y de los ojos. A un cachorro Bulldog nunca se le cortan las orejas, aunque a veces se les coloca pegamento para que adquieran la forma de rosa. No obstante, en muchos casos, aún cuando se les coloque pegamento, no adquieren la forma de rosa. Por esto es recomendable que al momento de seleccionar al cachorro, éste no tenga pegadas las orejas ya que esto ocultaría su verdadera forma. No seleccionar cachorros con orejas demasiado grandes, muy juntas entre si, caídas o muy levantadas (sin forma de rosa).
  • La cola debe ser corta aunque no demasiado y por ningún motivo debe ser apretada al cuerpo o encajada (esto puede producir severos problemas de salud en estado adulto). Es importante revisar que no haya sido cortada ya que eso indicaría que no es de raza pura. Hay una creencia equivocada de que la cola debe ser de tornillo (enroscada) . Este tipo de colas son signo de anomalías de columna vertebral que mas tarde pueden manifestar infecciones, dolor o incluso enfermedades severas, además que el estándar racial FCI (el que México debe observar por ser filial de esa organización) no contempla como válida la cola de tornillo. La cola ideal del bulldog inglés debe ser recta y redondeada, tipo zanahoria. Se aceptan ligeras desviaciones en la rectitud, mas no enroscamientos. Aunque el estándar racial no especifica medidas, en estado adulto deberá tener más o menos de 10 a 15 centímetros de largo (como el largo de una zanahoria) y por muy larga que sea nunca deberá sobrepasar el medio muslo, esto en cachorros aproximadamente es entre 5 a 7 centímetros de longitud (como una zanahoria pequeña). Un punto de referencia es que, por mínima que sea su longitud, la cola debe cubrir completamente el ano. No seleccionar cachorros sin cola o con colas muy pequeñas o enroscadas.
  • El largo del cuerpo, entre el punto inferior del cuello y comienzo de la espalda (denominado cruz) hasta el implante de la cola (distancia que denominaremos largura), no debe ser demasiado corto ni largo (el estándar racial fue cambiado en el punto que decía "cuerpo corto" y ahora dice "razonablemente corto"). Cachorros con cuerpo muy corto pueden presentar problemas de hemivértebra o discales. Cachorros con cuerpo muy largo pueden ser muy susceptibles a lesiones de columna vertebral. Es difícil dar una medida exacta del largo del cuerpo, sin embargo, como guía general mida la distancia del piso a la cruz (altura) del cachorro y la distancia entre la cruz y el implante de la cola (largura). La largura debe ser ligeramente mas grande que la altura o al menos igual. No seleccionar cachorros cuya altura sea mayor a la largura del cachorro. Tampoco seleccionar aquellos cuya largura sea muy superior a la altura.
  • La forma de caminar es muy importante porque denota la estructura osea del cachorro. Cachorros con defectos al caminar acusan problemas estructurales que pueden traer enfermedades en estado adulto. El cachorro debe caminar libremente, sin problemas evidentes de debilidad en cualquiera de sus cuatro patas. Cachorros con cuartos delanteros o traseros débiles y defecto al caminar posteriormente pueden presentar problemas de displasia de cadera u otros problemas óseos. No seleccionar cachorros con problemas de coordinación de movimiento, con debilidad en cuartos delanteros o traseros, signos evidentes de cojera o defectos al caminar.
  • Los belfos deben tocar el labio inferior en la parte frontal y lateralmente deben cubrir las mandíbulas sin ser demasiado colgantes. Lo mejor es escoger un cachorro con los belfos que cubran suficientemente los lados de las mandíbulas pero que sean lo más cortos posible. No seleccionar cachorros con belfos muy colgantes ya que esta característica es causante del indeseable babeo.
  • El cachorro bulldog inglés macho deberá tener sus dos testículos completamente descendidos en la bolsa del escroto una vez alcance los dos o tres meses de edad. Un porcentaje muy bajo de cachorros desciende los testículos entre los cuatro y seis meses de edad, sin embargo, en estos casos no siempre es seguro que bajarán, por lo que no seleccionar un cachorro macho que no ha descendido sus dos testículos completamente.
  • Es conveniente conocer a los padres del cachorro para evaluar su temperamento, identificar posibles defectos visibles y tener una idea de cómo será nuestro cachorro en estado adulto. Caminar unos veinte metros con ellos para ver su forma de caminar y de respirar. No seleccionar cachorros cuyos padres tengan problemas evidentes al caminar, tengan respiración agitada, sean agresivos, tengan cola de tornillo, apretadas o encajadas en el cuerpo, tengan la nariz color hígado, roja, café o despigmentada y sean de color negro o negro con fuego.
  • Recomendamos estudiar el estándar racial del bulldog antes de comprar, para tener mayores conocimientos de la conformación de la raza y hacer una mejor evaluación de los padres y del cachorro antes de comprar.

¿Hembra o Macho?

Existen algunas diferencias entre machos y hembras de la raza Bulldog Inglés, tanto en apariencia física como en carácter. Éstas no son tan evidentes en los primeros meses de vida ya que se hacen presentes cuando se alcanza la madurez sexual. Antes de comprar es necesario conocerlas para tomar una decisión más precisa al comprar un cachorro.

Los machos

  • La estructura física de un macho es más impresionante que la de una hembra, acusa mayor musculatura, peso, tamaño y fuerza. Su andar también tiene mayor marcialidad que el de una hembra, es potente y firme aunque cadencioso, balanceando su cuerpo de un lado a otro mientras camina con pasos cortos, levantando muy poco los pies del suelo, dando la apariencia que se desliza.
  • Respecto al carácter, los machos y hembras no tienen gran diferencia cuando son cachorros y sufren transformaciones a medida que van madurando. Con el paso del tiempo el carácter de los machos, por lo regular, va adquiriendo mayor seriedad e independencia que el de las hembras. No obstante, su relación con la familia es muy cercana y gratificante, ya que buscará la mayor convivencia con su grupo.
  • La naturaleza ha dotado al macho de un instinto protector y de procreación que sale a relucir en su etapa madura, buscando el papel de miembro "alfa" (líder) o colaborador cercano del miembro "alfa" del grupo. En esta etapa su relación con el humano suele ser más tranquila y gratificante, sin embargo, si no ha sido castrado o esterilizado, es la etapa en que pueden surgir peleas con otros machos caninos que convivan con éste, sobre todo con razas de carácter dominante. Estas peleas se incrementan cuando hay hembras en el mismo grupo. Peleas que no son otra cosa más que la lucha por conquistar la mayor jerarquía dentro de la manada y asegurar la dominancia para el control territorial, la procreación, la disciplina, la pertenencia y subsistencia del grupo. Es una etapa crítica cuando se tienen varias mascotas caninas, debido a que los Bulldogs, una vez que pelean con otro macho, nunca olvidarán a su oponente, son muy rencorosos y si el macho rival no muestra signos de sumisión la riña puede desatarse cada vez que estén juntos, sin vigilancia alguna. En estos casos, es recomendable que sea castrado o esterilizado un macho que sólo tendrá el rol de mascota o que no tiene las características para perpetuar sus genes, a fin de evitar que su instinto de dominancia y procreación no cause trastornos a la familia. Un macho castrado tiende ser más dócil y amistoso. De lo contrario, lo recomendable es que la persona o familia que elija un macho sea de carácter firme (no violento o agresivo) a fin de disciplinar adecuadamente a su ejemplar y lograr una convivencia grata con éste.

Las hembras

Por la descripción anterior sobre el macho, es probable que ya tengas una idea general de lo que es una hembra Bulldog Inglés, sólo precisaremos algunos puntos:

  • Las hembras, por lo regular, tienden a ser más inteligentes que los machos, más cariñosas con la familia y más tolerantes con otros perros, a menos que estén en celo, período en el que pueden volverse agresivas con otras hembras caninas.
  • Y, bueno, hablando de su período de celo, algunas personas no toleran el olor y, sobre todo, el fluido que despiden las hembras en ese período, que por lo regular dura veintiún días, siendo la etapa crítica de mayor flujo los primeros siete a doce días. Además, existe la necesidad de cuidar que no conviva con machos no deseados que puedan preñarla.
  • También es recomendable esterilizar a una hembra que sólo tendrá el rol de mascota, con lo que su carácter aún será más dulce.
  • El costo de mantenimiento de una hembra que será utilizada para procreación, es mucho mas alto que el de un macho.

¿Con o Sin Pedigrí?

La mayoría de cachorros bulldog inglés sin pedigree NO SON LEGÍTIMOS, son cruzas de bóxer con bulldog. La falta del pedigrí puede ser signo de muchas anomalías en la crianza, desde impureza racial hasta endogamia y enfermedades genéticas. Lo más grave es que muchos son portadores de enfermedades genéticas que tarde o temprano se manifestarán y afectarán el bolsillo del propietario y lo peor es que dañarán los sentimientos de la familia, dejándola con recuerdos tristes o desagradables.

Aún en México una gran cantidad de personas no tiene conocimiento de la importancia del pedigree y prefieren comprar un cachorro bulldog en la calle, en tianguis, con criadores clandestinos o en tiendas de mascotas o clínicas veterinarias no confiables. Espero usted se de cuenta que lo importante no es que tenga la apariencia de un bulldog ni cueste barato, lo importante es que pueda ser una mascota razonablemente sana, equilibrada y con una expectativa normal de vida.

¿Porqué adquirir un cachorro bulldog inglés con pedigree? El pedigree es un documento legal equivalente al acta de nacimiento de una persona, a la factura de un auto o a las escrituras de una casa. El pedigree registra los datos generales del criador y del propietario, el árbol genealógico del perro que, entre otras cosas, registra los colores, campeonatos y nombres de los ancestros del perro, así como su número de registro y número de microchip. El pedigree es emitido sólo por la Federación Canófila Mexicana, en el caso de perros mexicanos, y por el American Kennel Club, en caso de perros norteamericanos. Avala la propiedad del ejemplar, la pureza racial del mismo y permite hacer un rastreo genético en busca de enfermedades o defectos potenciales. El microchip es un dispositivo que contiene un código único del perro.

Las ventajas importantes del pedigrí son:

  • Otorga el derecho legal de propiedad del perro.
  • Asegura la pureza racial del ejemplar.
  • Permite rastrear los antecedentes del perro.
  • Presenta los datos personales del criador.

¿Calidad Mascota o Prospecto de Show?

La costumbre ha llevado a clasificar a los cachorros Bulldog Inglés en dos categorías generales: “Calidad Pet” (mascota) y “Prospecto de Show”.

Calidad Mascota / Calidad Pet

¡Cuidado! no todo hijo de un campeón es prospecto de show.

El término "calidad mascota" o "calidad pet" se usa para clasificar a un cachorro que, aún cuando sea hijo de campeones, tenga pedigrí y se muestre completamente sano, su apariencia y conformación física (fenotipo) no cumple suficientemente con lo descrito por el estándar racial del Bulldog. Es decir, es un cachorro que al ser evaluado por un juez de belleza y conformación canina no obtendrá buenas calificaciones.

Prospecto de Show

Es un cachorro que, además de contar con un excelente pedigrí, tiene un fenotipo que cumple suficientemente con la descripción del estándar racial del Bulldog Inglés. Es necesario recalcar que en muchos casos es verdaderamente difícil clasificar a un cachorro dentro de esta categoría, mientras no cumpla suficiente edad.

Aclaración

Cabe aclarar tres cosas: primero, no todas las líneas de sangre tienen un mismo patrón de crecimiento, por lo que no es seguro clasificar a un cachorro dentro de estas dos categorías generales antes de que cumpla la suficiente edad (en algunas líneas americanas será posible evaluarlos a los tres o cuatro meses de edad y en ciertos casos de líneas inglesas se tendrá que esperar hasta nueve meses a un año de edad); segundo, todo cachorro con pedigrí puede ser inscrito en eventos de conformación y belleza canina, independientemente del fenotipo que tenga; tercero, en algunos casos puede resultar muy subjetivo decidir a cuál de estas dos categorías generales pertenece un cachorro de tres o cuatro meses de edad, ya que, cuando las virtudes o defectos no son tan evidentes, aún el criador más experimentado puede equivocarse en decidir si un cachorro es un prospecto de show o mascota.