» Inicio » Bulldog » Características del Bulldog Inglés

Última actualización:

Características del Bulldog Inglés

Autor:

La vieja imagen del bulldog derivada de los medios de comunicación que lo considera un perro de alta peligrosidad, ha ido cambiando poco a poco pero aún sigue teniendo adeptos en la sociedad y en algunos países ya se le ha incluido dentro de las razas potencialmente peligrosas. También la descripción idílica y fascinante, casi casi angelical, que hacen de este perro muchos criadores, principalmente con fines comerciales, no obstante a que ha venido cediendo a la fuerza de la verdad, sigue en boca de muchos. Todo parece indicar que en el gusto de la gente el bulldog no tiene puntos medios, o lo aman o lo odian. Lo cierto es que esta raza tiene mucho de lo negro con que se le ha atacado y mucho de lo blanco con que se le ha alabado.

Cada bulldog es en sí mismo singular en carácter, temperamento y fisonomía, no hay dos totalmente idénticos. Así como hay ejemplares que cumplen en diversos grados con el estado físico, carácter y temperamento del estándar racial, que estipula sea sano y de naturaleza afectuosa a pesar de su apariencia feroz, existen también los que rompen con ese estándar y presentan diversas enfermedades y un carácter agresivo o tímido sin ningún rasgo de naturaleza afectuosa.

La crianza endogámica, la reproducción de bulldogs enfermos y de carácter desequilibrado, así como el surgimiento de gran cantidad de criadores inexpertos atraídos por los altos precios de los cachorros de esta raza, son las principales causas de que estén proliferando los ejemplares física y mentalmente deteriorados.

Como todo perro de cualquier raza, criado y mantenido en las manos correctas, el bulldog inglés puede convertirse en la mascota familiar por excelencia, muy apegado y cariñoso con el ser humano de cualquier edad. En manos equivocadas, tanto en su crianza como en su propiedad, tiene el potencial de convertirse en un animal enfermizo, antisocial o en una máquina destructiva y peligrosa.

Antecedentes Históricos

Bullbaiting

Aunque ya casi no tiene ningún parecido con los antiguos perros que peleaban con toros, tuvo sus orígenes en esos canes gladiadores de donde le vino el nombre de bulldog. Sus ancestros más lejanos fueron perros que mediante una fuerte mordida plantada en pleno cuello o en la nariz de un toro, ayudaban a los carniceros a sujetarlo mientras era sacrificado. No se sabe con exactitud desde qué época existieron esos perros, pero la mayoría de autores de libros caninos hacen referencia a una carta que en 1631 envió P. Eaton, mercader inglés radicado en España, a su compatriota G. Willingham, residente en Londres, en la que le solicita que le envíe en el primer navío un mastín y dos buenos bulldogs. Con el paso del tiempo, la habilidad de trabajo de esos fieros canes fue llevada a los eventos de exhibición y apuesta haciéndolos combatir con toros, aunque también se sabe que tenían enfrentamientos con leones, osos, mandriles y, desde luego, con los de su misma especie. Los combates entre un toro contra uno o varios bulldogs fueron conocidos como "Bull-Baiting", se practicaban en distintas partes del mundo, siendo Inglaterra, España y la parte fronteriza de Francia con esta última en donde, según los registros históricos, fueron más socorridos. En 1835 quedaron prohibidos en Inglaterra esos combates y disminuyó con ello el interés por la crianza de esta raza, de tal manera que los verdaderos amantes de ésta tuvieron que evitar su extinción, proponiéndose además erradicar los vicios negativos como la agresividad extrema y baja socialización que presentaba esta raza. Los ejemplares de ese entonces habían evolucionado al punto de tener un prototipo racial (estándar), según descripción publicada en 1873 en la revista británica "The Field", prototipo que concuerda en mucho con el bulldog moderno, excepto, principalmente, en que el peso era de 35 a 40 Kg. y la altura a la cruz de 45 a 50 cm.

Comportamiento

Comportamiento hacia el humano

joven con su perro

Lo normal es que sea pacífico y amistoso con el ser humano, no está en su naturaleza agredir a su familia. Es completamente raro y anormal que un bulldog muerda o agreda a personas. Cuando esto ocurre por lo general hay un trasfondo que encubre el mal ambiente de desarrollo y educación del perro o, incluso, la exacerbación de carácter provocada o enseñada por sus dueños.

Con los extraños la mayoría de bulldogs son curiosos e indagadores sin agresión, otros son reservados y muy pocos son ladradores o agresivos. No es un buen candidato para fungir como perro guardián ya que muchas ocasiones, después de examinar al extraño, agita su cola en señal de amistad o, en el mejor de los casos, es indiferente ante su presencia. La razón de esto es que por casi dos siglos su crianza ha tenido la finalidad de quitarle todo signo de agresividad hacia el humano y hacerlo una mascota dócil y amigable.

Su carácter promedio hacia su familia humana tiene dos manifestaciones principales. La primera dura desde sus primeros meses de vida hasta aproximadamente los dos años de edad, en ésta presenta el carácter de un niño, es decir, juguetón, curioso, travieso, destructor, caprichoso y, desde luego, sumamente cariñoso; rara vez mostrará timidez o desconfianza y, si esto sucede, por lo regular es producto de una socialización insuficiente. La segunda etapa empieza aproximadamente a los dos años de edad y dura hasta su muerte, en ésta es tranquilo y muy sensible a los estados de ánimo de su familia.

Comportamiento hacia otros perros

perros en convivencia

No es un perro que busque pleito pero si sufre agresiones las repele con decisión. Recuerde que trae en su genética sangre de perros gladiadores que no tenían ningún temor de enfrentarse aún con leones. Es imprescindible no dejar que afloren esos genes porque si lo hace será difícil revertir. La correcta socialización es determinante para que sea amable con otros perros y animales.

Enfatizamos que esta raza no es para gente que no sepa aplicar, de forma asertiva y amable, disciplina y límites a sus mascotas, ni para personas que no le dediquen el tiempo necesario a su socialización. Sin límites, disciplina y socialización el carácter del Bulldog puede ser una bomba de tiempo que tarde o temprano puede explotar.

Ante la agresión de otro perro, como actitud normal, nunca rehúsa la pelea por más grande y fuerte que sea el oponente. Cuando pelea su peso corporal y la estructura de su cráneo lo fatigan con cierta rapidez, no obstante, tiene un enorme espíritu de lucha que lo hace obstinado, tenaz y vigoroso combatiente hasta que las fuerzas le alcanzan y, aún cansado, sigue peleando a riesgo de sufrir un paro respiratorio o hipertermia que resulten en diversos grados de gravedad. Es un perro muy rencoroso, a partir de que tiene una pelea con otro perro será casi imposible que vuelva a convivir pacíficamente con ese otro, lo más seguro es que cada vez que lo vea se abalance a pelear.

"En estado adulto no es recomendable iniciar su convivencia permanente con perros de carácter dominante sin apoyo profesional" porque lo más probable en esos casos es que tarde o temprano puede haber problemas. Lo mejor es buscar los servicios de un etólogo canino que conduzca el proceso de socialización.

Habilidades

Inteligencia

perro con birrete

Los científicos están regresando su validez a muchos conceptos del enfoque darwiniano sobre la inteligencia animal, mismos que fueron desechados a principios del siglo XX cuando gran parte de la comunidad científica de ese entonces abrazó el conductismo considerando a los animales como máquinas que sólo responden a instintos innatos sin ninguna forma de razonamiento. Hoy, después de muchas pruebas de laboratorio y de campo, se sabe que los perros tienen una capacidad de razonamiento y aprendizaje similar a la de un niño que empieza a caminar. Pero no se equivoque en pensar que es una capacidad precaria ya que un niño a esa edad está en la etapa de mayor fluidez de aprendizaje y sus habilidades de memorización y resolución de problemas son potencialmente extraordinarias. Los perros entrenados pueden retener cientos de palabras e identificar los objetos a que éstas hacen referencia. Pueden diferenciar decenas de rostros y asociarlos con sentimientos expresados con movimientos de cola o ladridos cuando en una fotografía aparece un familiar. Tienen pensamiento abstracto capaz de planear. Y, aún cuando no sabemos la profundidad de esas capacidades, los científicos han reconocido que los humanos no estamos solos en el mundo del aprendizaje y razonamiento.

Hablando de los perros bulldog en la vida práctica, éstos no son más inteligente que otras razas pero tampoco son menos inteligentes. Diversos experimentos han echado por tierra la versión de que son perros tontos. No se puede negar que son muy testarudos e independientes, situación que dificulta su proceso de aprendizaje demandando mayor tiempo y paciencia. No obstante, cuando algo los motiva despliegan muchas capacidades y son tenaces en conseguir sus objetivos.

Utilidad

familia con perro

Su faceta actual lo califica como uno de los perros más aptos para la vida familiar de los tiempos modernos, su tamaño y carácter tranquilo le permiten vivir en pequeños apartamentos.

Se le ha calificado como "perro nana", es decir, apto para convivir y cuidar niños. Es un concepto que se encuentra muy difundido, sin embargo, es una verdad a medias el concepto del "bulldog perro nana". Muchos tienen el potencial para serlo pero si no reciben socialización adecuada desde cachorros pueden ser demasiado bruscos y controladores con los niños e involuntariamente lastimarlos. La verdad acerca de esto es que muchos bulldogs tienen el potencial para ser un perro nana pero habrá que enseñarles a serlo. No resulta difícil que lo aprendan ya que aman la convivencia con el ser humano.

Aunque se muestre flemático, es un perro al que le encanta ser admirado y sabe de manera natural llamar la atención de la gente. Esta característica ha sido útil a muchas personas tímidas que les cuesta trabajo hacer amistades, su bulldog se ha encargado de abrirles puertas para entablar relaciones sociales.

Es modelo de laboratorio en el campo médico. Debido a la estructura de su cráneo y principalmente por su cara achatada, se ha convertido en un verdadero laboratorio para estudiar las enfermedades respiratorias y apnea del sueño del humano. Esto debido a que muchos ejemplares de esta raza sufren de "Síndrome Braquicefálico", una anomalía que incluye de forma conjunta a la estenosis (angostamiento) de orificios nasales, paladar blando alongado, colapso laríngeo, sáculos laríngeos evertidos, hipoplasia traqueal (disminución del diámetro de la traquea) y base de la lengua engrosada.

Inutilidad

perro descansando

No es el compañero ideal para quien desea salir a correr acompañado de su mascota, su estructura no le permite correr grandes distancias. Bajo un programa de entrenamiento incrementado lentamente en períodos semanales, en un término de dos a tres meses algunos ejemplares de esta raza pueden caminar hasta tres kilómetros diarios a paso medio siempre que el clima esté fresco.

Aunque tiene una apariencia disuasiva, no es apto para la función de guardia y protección por ser amistoso con todos los seres humanos. Si es agresivo con la gente no cumplirá con el estándar racial que manda sea de naturaleza afectuosa.

Tiene un carácter testarudo e independiente que dificulta el proceso de aprendizaje por lo que no alcanza los niveles de obediencia de razas de trabajo. Con la paciencia necesaria y el método correcto de instrucción, basado en palabras monosílabas, puede aprender un razonable número de órdenes y alcanzar niveles satisfactorios de obediencia.

No puede procrear naturalmente, requieren inseminación artificial o ayuda humana. Algunas hembras han perdido su fertilidad, otras sus capacidades de alumbramiento y lactancia e instinto maternal. Sin la intervención directa del hombre la raza bulldog se extinguiría.

Debilidades

Golpe de Calor

Las debilidades físicas derivadas de la conformación de su cabeza, principalmente de su cara achatada, y las enfermedades propias de su genética pueden considerarse su mayor defecto.

Todos los perros de esta raza, sin excepción, presentan al menos una de las anomalías del Síndrome Braquicefálico, situación que deteriora en grados distintos su respiración y la hace incapaz de enfriarlos con eficacia en momentos de ejercicio intenso y temperaturas altas. Razón por la que es propenso al "golpe de calor" o hipertermia, a la apnea del sueño y a las dificultades digestivas.

Estudios han comprobado que las causas de muchos de los problemas digestivos en esta raza (gasificación intestinal excesiva, torsión gástrica, reflujo y mala digestión, entre otros) son detonados por sus problemas respiratorios.

Su propensión a la obesidad tiene causas diversas y, aunado a su gusto por la comida, es un punto importante a vigilar ya que puede incrementar los problemas de displasia de cadera a los que es propenso el bulldog.

Cuando son obesos sufren mayor número de lesiones oseas en extremidades y cadera, tienen mayores posibilidades de colapso respiratorio y sanguíneo, así como mayor índice de diversas enfermedades de origen cardíaco.

 

Necesidades Básicas

canasta con productos para perro

No es un perro para vivir en climas extremos, si bien el calor es su principal enemigo y requiere atenciones especiales en climas o temporadas calurosas, también el frío extremo lo afecta. En temporada fría lo más recomendable es que no pase la noche a la intemperie y sería aún mejor que durante toda su vida duerma dentro de casa o resguardado en un cuarto sin corrientes de aire frió.

Su alimentación debe ser especial para perros, balanceada y de buena calidad. Proporcionar una a tres porciones diarias, según la edad del perro y las indicaciones del fabricante o veterinario. No ejercitar antes o después de que coma por riesgo de "torsión gástrica", dejar un intervalo aproximado de dos horas.

Para coadyuvar a mantenerlo en buen estado de salud y disminuir los riesgos de enfermedad es recomendable ejercitarlo de 20 a 30 minutos diariamente o al menos cada tercer día, con caminatas a paso medio (no trotar) durante las horas frescas del día. Enfatizamos: dejar un intervalo de tiempo antes y después de que coma el perro para poder ejercitarlo sin riesgos.

Otro importante factor que coadyuva al mantenimiento de su salud es la atención periódica veterinaria al menos cada seis meses. Acudir con el mejor veterinario cercano que tenga experiencia en la raza para que, además de desparasitar, vacunar y limpieza dental, realice una revisión general mediante análisis de laboratorio. El dinero invertido en un buen veterinario y en los exámenes preventivos ahorrará mucho más económica y anímicamente.

Proporcionar cuidados rutinarios que incluyan: cepillar su pelo cada tercer día; bañarlo, cortar sus uñas y limpiar arrugas cada tres a cuatro semanas o según lo requiera el perro; jugar con él diariamente durante unos breves minutos para reafirmar la comunicación y amistad; reafirmar su buena educación repitiendo ordenes aprendidas y límites de comportamiento, así como enseñarle nuevas órdenes de obediencia.

Subir