Inicio » Articulos » Revacunación Canina

Última actualización:

Revacunación Canina

Hasta hace aproximadamente diez años la revacunación canina se estableció por períodos anuales.

Tanto la World Small Animal Veterinary Association como la American Animal Hospital Association, entre otros organismos de distintos países desarrollados, desde finales de la década pasada publicaron nuevas Guías de Vacunación que establecen la revacunación en períodos trienales para las vacunas recomendadas como básicas, elaboradas con virus vivo modificado (MLV por sus siglas en inglés) o con tecnología recombinante, y las opcionales en períodos definidos a criterio del veterinario y propietario.

Vacunas Básicas u Obligatorias. Son las que todo cachorro de cualquier parte del mundo debe recibir para obtener protección contra enfermedades infecciosas de significancia global (con amplia distribución geográfica y con alta morbilidad y mortalidad) entre las que se encuentra el Parvovirus Canino, Moquillo Canino y Adenovirus Canino. Estudios han comprobado que perros vacunados contra estas enfermedades mantienen una sólida inmunidad por varios años sin ser revacunados. No obstante se recomienda que el protocolo de aplicación de estas vacunas, para que sea efectivo, incluya tres dosis en estado de cachorro (con espacios de 3 a 4 semanas entre cada aplicación) y una revacunación al cumplir el primer año de vida.

Vacunas Opcionales. Son las recomendadas según el área geográfica, la exposición a específicos patógenos virales por el estilo de vida de un perro y por la evaluación de costo/beneficio. Entre estas se encuentran la Rabia, Parainfluenza, Bordetella, Leptospira, Coronavirus Canino, etc.

Estas guías han causado confusión en algunos propietarios de perros en México, por lo que es conveniente aclarar algunos puntos:

  • En algunos países, sobre todo del primer mundo, la Rabia no forma parte de las vacunas obligatorias, sin embargo, en México es obligatoria su aplicación anual, según el inciso 8.3.2.1 de la Norma Oficial Mexicana para la Prevención de la Rabia. Y es requerida su reciente aplicación en perros mexicanos que viajan al extranjero.
  • Otras vacunas del grupo opcional es necesario evaluar su período de aplicación en México conforme a las infecciones endémicas. Por ejemplo, en algunas zonas rurales donde existe abundante población de roedores, como ratas o ardillas, reservorios naturales para el contagio de Leptospira, en contacto con los perros, posiblemente sea necesaria su aplicación mediante un patrón definido por medio de estudios serológicos. Otro ejemplo sería la vacuna contra la enfermedad de Lyme, con alto grado de contagio en lugares donde abundan las garrapatas, principales trasmisoras.
  • No establecer protocolos de revacunación sin la ayuda de un veterinario. El propietario del perro es, finalmente, el mayor responsable de decidir la revacunación de su mascota. No obstante, es conveniente que cuente con el apoyo de su veterinario para establecer el protocolo de revacunación de su perro.
  • La vacunación canina, no obstante a oposiciones de tipo cultural, religioso, ideológico o étnico, ha representado la primera línea frontal contra enfermedades infecciosas que pueden afectar también a humanos. Historicamente está comprobado que su aplicación ha sido ampliamente benéfica y profiláctica.
  • Aplique las vacunas con juico pero NO DEJE DE APLICARLAS.

Subir